Search

Haz un plan para mudarte a otro estado

mujer joven empacando cajas de mudanza

De acuerdo con una encuesta reciente de Gallup, 33 por ciento de los estadounidenses desearían poder mudarse a otro estado. Ya sea que te hayas graduado hace poco de la universidad o seas un profesional a mitad de tu carrera, levantar tus raíces y mudarte a otro estado trae varios dolores de cabeza. ¿Es mejor contratar a una empresa de mudanzas o alquilar un camión? ¿Cómo asegurarás tus pertenencias durante el traslado? ¿Qué gastos cubrirá tu nuevo empleador? Antes de sacar las cajas y la cinta de embalar, considera estas 10 formas de simplificar el proceso de mudanza.

Haz un presupuesto y comienza a ahorrar

Los costos de envío, combustible, hotel y seguro se acumulan rápidamente. Suma depósitos de garantía de alquiler y contratar servicios en tu nuevo hogar y será claro que mudarse requiere varios gastos por adelantado que pueden drenar tu cuenta bancaria. Hacer un presupuesto y un plan de ahorro para cubrir los costos ayudará a suavizar la transición, pero no confíes en el depósito de garantía de tu viejo hogar para cubrir esos costos. A veces lleva semanas o incluso más para que un propietario te reembolse tu depósito de garantía (revisa tu contrato de alquiler para asegurarte).

Tu planificación de presupuesto no debería terminarse cuando llegues a tu destino. El costo de vida varía de región a región, y tu salario actual puede que no te permita darte los mismos lujos luego de la mudanza. Usa una calculadora de costos de vida para determinar hasta dónde te llevará tu salario actual en ciudades específicas de todo el país y decidir si mudarte a otro estado es una idea fiscal inteligente.

Consulta qué cubrirá tu empleador

Algunas empresas cubren los costos de traslado, pero es importante saber exactamente qué incluyen en ese concepto. Es posible que tu empleador te reembolse los gastos de servicios de envío, servicios de embalaje, transporte y gastos de viaje asociados con la búsqueda de tu nuevo hogar, si te vas a mudar específicamente para tomar el empleo. Negocia durante el proceso de contratación y pregunta si tu empleador cubrirá otros costos como tarifas de cancelación de préstamos, asistencia de agentes inmobiliarios, alojamiento temporal y almacenamiento.

Decide qué vas a mudar

¿Realmente vale la pena mudar un sillón de diez años que pesa 100 libras y un televisor anticuado? Evalúa todo lo que posees (especialmente muebles y artículos electrónicos voluminosos) y determina si no tendría más sentido vender los artículos antes de mudarte y reinvertir tus ganancias en reemplazos una vez que llegues a tu destino. No olvides considerar lo que podrías ahorrar en tiempo, dinero y energía al no trasladar estos artículos pesados. Si no puedes permitirte comprar muebles nuevos, considera buscar artículos usados en páginas web como Craigslist, Usa tu camión de mudanza para transportar tus hallazgos.

Obtén un reembolso en la próxima temporada de impuestos

Si te vas a trasladar por trabajo y tu mudanza cumple con ciertos requisitos de distancia y tiempo, podrás deducir los gastos relacionados en la próxima temporada de pago de impuestos. (Por desgracia, las comidas en el camino en Cracker Barrel no son deducibles.) Solo asegúrate de guardar los recibos.

Planifica tener que pagar impuestos estatales por parte del año

Mientras estés deduciendo los gastos en tu declaración de impuestos federales al momento de presentarla, ten en cuenta que quizá tengas que presentar dos declaraciones de impuestos estatales separadas cuando te mudes de estado. Si generaste ingresos en dos estados diferentes durante el año fiscal (a menos que te mudes desde o hacia un estado que no cobra impuesto a las ganancias individuales, como Texas, Nevada o Washington), tendrás que presentar una declaración en cada estado para abarcar el tiempo que viviste allí.

Investiga sobre empresas de mudanzas, alquileres de camiones y empresas de envíos

Las tres formas más populares de transportar pertenencias a otro estado son las empresas profesionales de mudanzas, las empresas de alquiler de camiones como U-Haul, y los servicios de contenedores como PODS, que ofrecen contenedores que llenas tú mismo y la empresa transporta. Aunque cada servicio tiene sus propias ventajas, los precios pueden variar significativamente:

  • Empresas profesionales de mudanzas:
    Si eliges el servicio completo, el personal de la empresa embalará, cargará, transportará y desembalará todas tus pertenencias, así que lo único que tendrás que hacer será decirles dónde poner el sillón. Muchas personas eligen embalar todo ellas mismas para ahorrar dinero y asegurarse de que se las manipula adecuadamente.

    Estimar los costos de un servicio profesional de mudanzas no es tan fácil como entrar a una página web. Empresas de mudanzas como United Van Lines envían un experto a tu hogar para evaluar tus objetos y darte un presupuesto. A diferencia de los camiones de mudanzas y los servicios de envío, las empresas de mudanzas suelen no considerar las millas sino el peso de la carga. Las empresas profesionales de mudanzas pueden ser caras, pero sus servicios te permitirán concentrarte en otros temas urgentes de la mudanza.
  • Empresas de alquiler de camiones:
    Alquilar un camión de mudanzas no es para cualquiera. Tienes que sentirte cómodo conduciendo un vehículo de gran tamaño sin un espejo retrovisor (y usando los espejos laterales), y necesitas ser consciente del largo y ancho adicional del vehículo al cambiarte de carriles y maniobrar por calles angostas. La mayoría de las empresas de alquiler de camiones no ofrecen ninguna capacitación sobre cómo conducir un gran camión, así que las personas que lo hagan por primera vez quizá necesiten tiempo para adaptarse. Normalmente los únicos requisitos para alquilar un camión de mudanzas son que el conductor tenga 25 años o más y que tenga una licencia de conducir válida.

    Las empresas de alquiler de camiones suelen basar sus tarifas en el tamaño del camión (medido en largos entre 10 pies y 26 pies), la distancia del viaje, los días de uso y el seguro. Artículos adicionales como carritos para electrodomésticos (aprox. $10 por dos) y protectores para muebles (aprox. $10 por una docena) son opcionales. Asegúrate de evaluar el tamaño del camión en comparación con tus pertenencias para no pagar por espacio que no necesitas. Muchos camiones de alquiler vienen con una grúa para que puedas enganchar tu auto y llevarlo contigo. No olvides tomar en cuenta los costos de combustible.
  • Empresas de contenedores para envíos:
    Los servicios de envíos como PODS y Door To Door eliminan todas las molestias de transportar tus artículos. La empresa entrega un contenedor de almacenamiento en tu hogar actual y tú especificas dónde deseas que la empresa lo ponga (por ej.: en la entrada para el auto o en un lugar designado en la calle). Tú llenas el contenedor como quieras y lo cierras con tu propio candado.

    En la fecha de mudanza designada, la empresa retorna a retirar el contenedor y enviarlo a tu destino, donde lo vaciarás como quieras. Si todavía no sabes dónde vivirás en tu nueva ciudad, la empresa de envíos con frecuencia puede guardar el contenedor en un local de almacenamiento. Puedes almacenar tus artículos por una tasa mensual (similar a los depósitos de almacenamiento propio), pero no puedes tener acceso a tus pertenencias mientras están allí.

    Los precios varían según el destino y el tamaño del contenedor. Los contenedores vienen en varios tamaños donde normalmente se pueden almacenar objetos de entre una y tres habitaciones. Si necesitas más espacio, tendrás que alquilar varios contenedores. Ten en cuenta que estos contenedores ocupan espacio y que no podrás moverlos tú solo. Idealmente, tendrías que tener una entrada para el auto o espacio privado de estacionamiento (tanto en tu ciudad de partida como de destino) para colocar el contenedor durante al menos un par de días mientras lo llenas y vacías.

Obtén presupuestos

Infórmate antes de firmar un contrato con una empresa de mudanzas, de alquiler de camiones o de envíos. Obtén por lo menos tres presupuestos de distintas empresas de envío para conseguir el mejor precio. Las páginas web con comentarios de usuarios como Angie's List pueden ayudarte a encontrar las empresas más confiables. También puedes pedir recomendaciones a amigos y familiares en las redes sociales.

Consigue un seguro

Cualquier cosa puede pasar cuando todo lo que posees en el mundo está confinado a un único espacio dentro de un vehículo que circula por la autopista. Aunque las empresas de mudanzas ofrecen opciones de seguro para proteger tus pertenencias, es importante entender los detalles de cada paquete. El Departamento de Transporte de los EE. UU. describe las opciones de seguro de mudanza más frecuentes en su página web.

Mantén tus objetos de valor cerca

Ese Rolex heredado, las perlas de tu abuela y esa tarjeta de baseball de Mickey Mantle de 1952 son los tipos de artículos que no deberías enviar junto con la vajilla que puedes reemplazar. Mantén los artículos irremplazables contigo en todo momento, ya sea que vayas a conducir o volar.

Actualiza tu información

Mudarte a otro estado puede ser abrumador, pero es importante que actualices tu información en tu nuevo destino lo antes posible. Puedes actualizar facturas recurrentes, como los préstamos del auto o estudiantiles, así como tu tarjeta de crédito y tus cuentas bancarias por Internet o por teléfono una vez que tengas tu nueva dirección. En cuanto al correo común diario, este formulario en línea avisa al Servicio Postal de los EE. UU. de tu cambio de domicilio y este reenviará tu correo a la nueva dirección por hasta un año.

También tendrás que obtener una nueva licencia de conducir y un nuevo registro para el vehículo. Cada estado tiene plazos diferentes. Visita tu oficina local del DMV para poder tachar eso de tu lista de pendientes. Mientras estás ahí, pide un folleto sobre las normas de conducción del estado. Por ejemplo, quizá te sorprenda descubrir que es ilegal conducir mientras usas un teléfono móvil en tu nuevo estado. Investiga y conoce las leyes antes de recibir una multa. Luego de registrarte, no olvides actualizar la póliza de seguro de tu auto.

[Cualquier referencia a una empresa, un producto comercial, un proceso o un servicio específicos no constituye ni implica un respaldo o una recomendación por parte de National Endowment for Financial Education.]

Ver este artículo en inglés: Make a Plan to Move to Another State

Tags: