Search
Share

Cambios de circunstancias y cambios tributarios

Una pareja busca información sobre qué deducciones tributarias se modificaron.

Con los cambios en la ley federal de impuestos a las ganancias es posible que puedas hacer nuevas deducciones tributarias, lo que te podría permitir conservar más dinero en tu bolsillo en vez de entregárselo al gobierno. Pero deberás saber qué deducciones tributarias se eliminaron y en qué casos se modificaron los límites.

Deducciones estándar versus deducciones detalladas

Existen dos métodos para declarar los impuestos a las ganancias personales: Uno consiste en reclamar una deducción estándar, en cuyo caso se deduce del ingreso bruto (monto total generado durante el año calendario) un monto establecido. El otro método consiste en reclamar deducciones detalladas. Los montos de la deducción estándar casi se duplicaron entre 2017 y 2018 con la aprobación de la ley de empleos y reducción de impuestos 2019 (TCJA, por su sigla en inglés).

Deducciones estándar para el año tributario 2017 (impuestos declarados en 2018)

  • Persona soltera o casada que presenta una declaración individual: $6,350
  • Cabeza de familia $9,350
  • Persona casada que presenta una declaración conjunta $12,700

Deducciones estándar para el año tributario 2018 (impuestos declarados en 2019)

  • Persona soltera o casada que presenta una declaración individual: $12,000
  • Cabeza de familia $18,000
  • Persona casada que presenta una declaración conjunta $24,00

Deducciones estándar para el año tributario 2019 (impuestos declarados en 2020)

  • Persona soltera o casada que presenta una declaración individual: $12,200
  • Cabeza de familia $18,350
  • Persona casada que presenta una declaración conjunta $24,400

Una mujer se informa sobre el modo en que afectará sus impuestos un cambio de circunstancias.

Para que valga la pena hacer una declaración con deducciones detalladas, el monto de las deducciones tendrá que ser mayor que el de la deducción estándar. Por lo tanto, si eres soltero, tendrás que reclamar deducciones por un valor de $12,000 para que valga la pena declarar deducciones detalladas. Ya sea que pienses hacer la declaración de impuestos tu mismo o si vas a solicitar ayuda, tendrás que reunir la documentación y buscar información sobre las deducciones que puedes reclamar.

Deducciones que se eliminaron en la TCJA

Estas son algunas de las deducciones que se eliminaron o redujeron:

  • Pensión alimenticia. Ya no se pueden deducir de los impuestos los pagos por pensión alimenticia.
  • Gastos relacionados con el trabajo. Hasta ahora podías deducir los gastos vinculados al trabajo que el empleador no reembolsaba, por ejemplo, gastos en uniformes y alimentación, pero ya no podrás hacerlo.
  • Costos de la preparación de la declaración de impuestos. Ya no podrás deducir los costos correspondientes al pago del contador u otro profesional de temas tributarios por la preparación de la declaración de impuestos.
  • Pérdidas por robo o hecho fortuito. No es posible deducirlas de los impuestos, a menos que se relacionen con un evento que el gobierno federal haya declarado como desastre. Las reclamaciones deben incluir el código de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por su sigla en inglés).
  • Créditos hipotecarios. Ya no podrás deducir la mayor parte de los intereses pagados por créditos hipotecarios (HELOC, por su sigla en inglés). Solo es posible deducir los intereses si el dinero se usó para mejorar considerablemente o comprar una vivienda principal o una segunda vivienda.
  • Gastos de mudanza. Ya no podrás reclamar la deducción de los costos asociados a mudanzas. No obstante, si formas parte de las fuerzas armadas, todavía podrás deducirlos.
  • Penalización establecida en la ley de cuidado de la salud a bajo precio. No se trata de una deducción, pero implica un cambio. La penalización que se aplicaba por no tener un seguro de salud se eliminará a partir de 2019. Si en 2018 no tenías un seguro, deberás pagar la multa.

Un hombre lee sobre los efectos que producirá la ley de empleos y reducción de impuestos en sus deducciones tributarias.

Para obtener información detallada sobre estos cambios, consulta la publicación 5307 del IRS “Reforma tributaria: información básica para individuos y familias.”

Cambios de circunstancias y deducciones tributarias

Estas son otras modificaciones de las deducciones tributarias que podrían afectarte si experimentaras uno de los siguientes cambios de circunstancias.

  • Contraes matrimonio. Antes de la vigencia de la ley TCJA, podrías haber tenido que pagar una multa en el caso de que al hacer la declaración conjunta de impuestos con tu nuevo cónyuge hubieras superado determinados límites de ingresos. Pero la nueva ley elimina ese riesgo al duplicar los niveles de ingresos para los matrimonios que presenten una declaración conjunta.
  • Realizas pagos por educación de hijos. Ahora es posible usar los fondos de la cuenta de ahorros 529 para pagar los gastos de estudios de tu hijo, antes de que vaya a la universidad, por ejemplo, los gastos de matrícula de una institución privada K-12, por un monto máximo de $10,000.
  • Tienes un hijo. Cada persona dependiente calificada genera un crédito tributario de $2,000 si declaras ingresos por un máximo de $200,000, individualmente, o de $400,000 en el caso de un matrimonio. Si tu hijo acaba de nacer, recuerda incluir su número de Seguro Social en la declaración. Para recibir el crédito tributario por hijos se debe incluir el número de Seguro Social de cada uno en la declaración de impuestos.
  • Crianza compartida de hijos en caso de divorcio. Si te divorciaste, verifica que solo uno de los padres incluya a cada hijo dependiente en la declaración. El IRS dispondrá una penalización si ambos padres incluyen al mismo hijo en la declaración de impuestos.
  • Equipamiento para empresas. Si eres propietario de una empresa, incluso si tu participación es menor, y se trata de una sociedad de responsabilidad limitada (LLC) o una sociedad anónima de tipo S (S-Corp), podrás incluir en la declaración el valor total de los equipos depreciables adquiridos durante el año tributario, por ejemplo, una computadora nueva o actualizaciones de tecnología.
  • Deducción por realizar actividades comerciales en el hogar. Los requisitos para reclamar la deducción por el uso comercial del hogar son menos rigurosos. Puedes reclamar la deducción por la porción del hogar que utilizas para trabajar, incluso si no recibes clientes. Sin embargo, el espacio se debe utilizar únicamente con fines comerciales. También puedes deducir un monto proporcional de los gastos de servicios públicos y mantenimiento del espacio de oficina. Por ejemplo, si la oficina ocupa un 10 por ciento de la superficie total de la vivienda, podrías deducir el 10 por ciento de la factura de los servicios públicos.
  • Intereses hipotecarios. Puedes deducir los intereses pagados por la hipoteca de la vivienda principal o de una segunda vivienda, siempre que el capital inicial haya sido inferior a $750,000. Antes de la reforma tributaria el monto era de $1 millón y se había reducido. Si la hipoteca se constituyó antes del 15 de diciembre de 2017, estás eximido por derechos adquiridos, por lo tanto, incluso si el capital de la hipoteca fue de $1 millón, podrás reclamar la deducción.
  • Impuestos sucesorios. Hasta ahora los herederos debían pagar un impuesto sucesorio del 40 por ciento si la herencia superaba el valor de 5.49 millones. Ahora no tendrás que pagar el impuesto del 40 por ciento hasta que el valor de la herencia alcance los 11.2 millones en el transcurso de tu vida.
  • Gastos médicos. Puedes deducir los gastos médicos que no hayan sido reembolsados y que superen el 7.5 por ciento del ingreso bruto ajustado correspondiente al año tributario 2018. En 2019, para deducir los gastos por atención médica u odontológica que no se hayan reembolsado, estos deberán superar el 10 por ciento de tus ingresos.
  • Realizar donaciones a organizaciones benéficas Antes de la reforma tributaria, podías deducir los aportes a organizaciones benéficas por un valor máximo equivalente al 50 por ciento de los ingresos brutos ajustados. Con la TCJA, se aumentó al 60 por ciento.

Si todo esto te resulta abrumador, establece como meta ir haciéndolo poco a poco. Por ejemplo, comprométete a dedicar 10 o 15 minutos por día para informarte sobre una deducción tributaria determinada que podrías incluir en tu declaración. Además, usa el curso gratuito de SAM Life Events and Transitions (plan para acontecimientos y transiciones). para transitar los grandes cambios.

[Cualquier referencia a una empresa, un producto comercial, un proceso o un servicio específicos no constituye ni implica un respaldo o una recomendación por parte de National Endowment for Financial Education.]

Ver este artículo en inglés: Life Events and Tax Changes

Tags: