Search

Cómo crear una cartera equilibrada

Mujer que cuida las plantas de su jardín mientras piensa en su plan de inversiones y en las formas de diversificar su cartera. A diferencia de lo que muestran las películas, el sentido de invertir dinero no es obtener ganancias enormes de la noche a la mañana. Si ocurre, genial; pero, para la mayoría de los inversores, el objetivo es generar riqueza a lo largo de un periodo prolongado de tiempo, como 30 o 40 años. Y es así por una sencilla razón: el riesgo.

Existe una correlación entre el riesgo de invertir y las posibles ganancias: a mayor riesgo, mayores serán los beneficios. Alguien que tiene un elevado umbral de tolerancia al riesgo, a quien no le importa perderlo todo, podría participar activamente en el mercado de valores, invirtiendo en las empresas más populares, de vanguardia, para tratar de interpretar las tendencias y detectar cuál es el siguiente gran paso.

Un inversor que tiene un bajo umbral de tolerancia al riesgo podría invertir todo su patrimonio en bonos y otros activos equivalentes al efectivo, a pesar de que este pierda valor a un ritmo constante, debido a la inflación. La mayoría de las personas se ubica en una situación intermedia. No queremos arriesgarlo todo, pero queremos ver que nuestras inversiones crezcan de forma saludable y gradual.

¿En qué puedes invertir?

Los diferentes tipos de inversiones se denominan categorías de activos. Al igual que en cualquier sistema de clasificación, determinados tipos de inversiones se agrupan porque tienen características similares y se regulan de manera parecida. Las principales categorías de activos son las siguientes:

  • Valores (acciones, fondos comunes de inversión): Eres el propietario de una parte de algo, por ejemplo, una empresa. Comprende los fondos índice y los fondos cotizados en bolsa.
  • Ingresos fijos (bonos): Te unes a otras personas para prestar dinero y obtener ganancias con los intereses. Incluye los bonos emitidos por corporaciones y organismos estatales.
  • Equivalentes al efectivo (efectivo disponible, fondos del mercado de dinero): Se trata de fuentes de ingresos monetarios de muy fácil acceso. Dinero en efectivo que puedes obtener rápidamente.

De qué manera el tiempo afecta el equilibrio

Una cartera equilibrada tendrá un aspecto diferente en función de las metas de inversión que te hayas propuesto y de tu edad. Si estás invirtiendo para tu jubilación, el nivel de riesgo se basa en el momento en que quieres jubilarte. Una persona más joven puede asumir riesgos mayores porque tiene más tiempo para recuperar las pérdidas. Una persona que se aproxima a la jubilación quiere inversiones más seguras, que le garanticen que el dinero estará a su disposición cuando lo necesite.

Según una pauta que se utiliza desde hace años, para determinar la mejor opción de inversión hay que hacer una resta: 100 menos la edad. Por ejemplo, si tienes 30 años, restamos 100 menos 30 y nos da como resultado 70. Esto significa que deberías invertir el 70 por ciento en acciones con un riesgo más elevado y el 30 por ciento en bonos más seguros.

Sin embargo, actualmente, debido a la mayor expectativa de vida, muchos asesores usan 110 como número de base. En ese caso, si tienes 30 años, restamos 110 menos 30 y el resultado será 80. Esto significa que deberías invertir el 80 por ciento en acciones y el 20 por ciento en bonos.

Otras formas de diversificar

Más allá de combinar diferentes categorías de activos, una cartera equilibrada también distribuye el riesgo entre diferentes acciones y fondos de obligaciones de la siguiente manera:

  • Variando los sectores: algunas inversiones más riesgosas (acciones de crecimiento rápido) y otras más seguras (acciones cuyo valor es inferior al valor real)
  • Del sector público y privado: algunos bonos de corporaciones y otros de organismos estatales
  • A nivel nacional e internacional
  • Acciones de empresas grandes y pequeñas

Cuando hayas encontrado la combinación más conveniente para ti, lo mejor es dejarla que evolucione por sí sola. No te obsesiones con cada pequeña pérdida que puedas sufrir. No trates de sumarte a todas las tendencias e invertir en cada acción que se vuelve popular. Lo único que es tan importante como la diversificación de la cartera es permitir que transcurra el tiempo suficiente para que la inversión crezca.

Aproximadamente una vez al año, deberías equilibrar nuevamente la cartera para asegurarte de que se ajuste a tu nivel de riesgo. A medida que te aproximes a la jubilación, comienza a convertir tus inversiones para que sean más seguras.

Si quieres administrar el riesgo sin tener que estar pendiente, podrías invertir en un fondo con una fecha determinada, cuya gestión esté a cargo de un administrador de fondos que automáticamente ajuste el nivel de riesgo de modo que sea más seguro a medida que te aproximas a la fecha prevista de tu jubilación. Averigua sobre estos fondos como parte de las opciones del plan 401(k), pero siempre presta atención a los costos. Investiga para informarte sobre las distintas opciones de fondos de bajo costo y corredores de bolsa que cobran cargos administrativos mínimos.

Una cartera diversificada, de cara al futuro, puede garantizarte el dinero de tu jubilación. Para comenzar, debes identificar tus metas y aclarar las ideas relativas a tus finanzas. ¿Quieres más información? Haz el curso gratuito de SAM sobre los conceptos básicos para invertir dinero.

[Cualquier referencia a una empresa, un producto comercial, un proceso o un servicio específicos no constituye ni implica un respaldo o una recomendación por parte de National Endowment for Financial Education.]

Ver este artículo en inglés: Building a Balanced Portfolio

Tags: