Search

Aumenta tus ahorros y recupera el fondo de emergencia

Pilas de monedas que aumentan en tamaño

Si recientemente vaciaste tus cuentas de ahorros durante una crisis financiera y quieres recuperarlas o estás empezando a ahorrar, sigue estos consejos.

Págate a ti mismo primero

El secreto para aumentar los ahorros, ya sea que estén destinados a tu fondo de emergencia o a otra cuenta de ahorros, es que primero te pagues a ti mismo. Antes de pagar cualquier otra cosa, coloca el dinero en una cuenta de ahorro determinada. En vez de intentar ahorrar el dinero que sobre a fin de mes, primero apártalo, antes de que se consuma con otros gastos o de que tengas la tentación de gastarlo.

Consejos para que te pagues primero a ti mismo:

Es un hábito. No importa cuánto puedes ahorrar cada mes. Lo importante es que te comprometas para que el ahorro mensual se convierta en un hábito. Este simple acto te ayudará a que tu futuro financiero sea más saludable.

Presupuesto. Incluye los ahorros como parte de tu plan de gastos. Dales prioridad antes de gastar en cualquier otra cosa.

Hazlo automáticamente. Usa los recursos bancarios que se ofrecen por Internet y ajusta la configuración para que el depósito se haga de forma automática desde tu cuenta de cheques a tu cuenta de ahorros. Generalmente puedes definir que la transferencia automática se haga el mismo día en que te depositan el salario en tu cuenta principal (o unos pocos días después).

Busca dinero extra. Cuando reduces o eliminas un gasto, coloca todo o parte del dinero en tus ahorros. Los reembolsos de impuestos, aumentos o bonos que recibas colócalos en tu cuenta de ahorros en vez de gastarlos.

Busca buenas prestaciones. Si buscas un nuevo empleo, dale prioridad a los empleadores que ofrecen buenas prestaciones, por ejemplo seguro médico, seguro de vida, planes que combinan ahorros jubilatorios y reembolso de gastos de transporte. Cuanto menos tengas que pagar por eso, más dinero tendrás para guardar en tu fondo para los tiempos de escasez.

Fondo de emergencia

Abre otra cuenta bancaria o de ahorros, si no tienes una, y nómbrala “fondo de emergencia”. Si la cuenta que abres devenga intereses, mucho mejor.

Al igual que con los otros ahorros, deposita el dinero en la cuenta todos los meses antes de pagar las facturas. Haz que estos ahorros formen parte de tu plan de gastos y aparta el dinero inmediatamente, así no te tientas para gastarlo en otra cosa.

Si tienes una verdadera emergencia en el futuro, como la reparación del auto o pagar gastos médicos, usa el dinero del fondo. De lo contrario, deja que el dinero se acumule y sigue aportando al fondo todos los meses. Estudios demuestran que incluso tener $500 en una cuenta de ahorro tiene efectos significativos en el bienestar financiero.

El objetivo principal es que tengas ahorros suficientes para pagar los gastos de entre tres y seis meses. Parece mucho, pero lograrás tenerlo si haces aportes periódicamente.

Saber que tienes fondos a los que recurrir si en el futuro surgen gastos imprevistos o pierdes el trabajo produce fuertes efectos psicológicos. Piensa en cómo podrías enfrentar una crisis si tuvieras un fondo de emergencia a disposición.

[Cualquier referencia a una empresa, un producto comercial, un proceso o un servicio específicos no constituye ni implica un respaldo o una recomendación por parte de National Endowment for Financial Education.]

Ver este artículo en inglés: Increase Savings and Rebuild Your Emergency Fund

Tags: