Search
Share

¿Deberías jubilarte de forma progresiva?

Una mujer de edad avanzada está parada afuera, con su perro en brazos, y piensa en jubilarse de forma progresiva.

A medida que los estadounidenses viven y trabajan más años, la jubilación tradicional ya no la solución ideal para todas las personas. Los ambientes de trabajo flexibles de hoy en día permiten que cada vez más trabajadores reduzcan las horas de trabajo en vez de dejar todo de una vez. Para algunos, la jubilación progresiva no es una opción: es una necesidad financiera.

Iniciamos nuestras carreras profesionales progresivamente, trabajando mientras terminamos la secundaria, realizando pasantías, trabajando en empresas familiares o voluntariado; entonces, ¿por qué no hacemos que el final sea también más gradual? La jubilación progresiva puede ayudarte a tener una buena transición hasta que te retires completamente. Trabajar a tiempo parcial al final de tu carrera tiene muchas ventajas, pero ten en cuenta lo siguiente:

  • ¿Tiene más sentido trabajar a tiempo completo hasta los 65 años y comenzar a recibir los beneficios de Medicare?
  • ¿Podrás seguir aportando al plan 401(k) como empleado a tiempo parcial?
  • ¿Los ingresos que recibas durante tu jubilación progresiva te permitirán mantener el estilo de vida que tienes actualmente?
  • ¿Qué prestaciones de la Seguridad Social recibirías si retrasaras el momento de la jubilación hasta que cumplas la edad para jubilarse?

Cómo funciona

No existen reglas al momento de planificar una jubilación progresiva. Nadie conoce tu trabajo mejor que tú. En función de las tareas y requisitos de tu puesto, podrías proponer una reducción en el horario, por ejemplo, de 20 horas por semana. También podrías sugerir trabajar un par de días a la semana desde tu casa. Podrías comenzar a tomarte los viernes como día libre o trabajar una semana sí y una semana no. Tú y tu empleador son los que deben decidir si quieren celebrar un contrato que beneficie a ambos.

Estas son algunas preguntas que deberías hacer:

  • ¿Cómo cambiarán mi salario y las prestaciones que recibo?
  • ¿Podré seguir aportando a mi plan 401(k) y obtener contribuciones equivalentes?
  • ¿Podré usar mi seguro de salud?
  • ¿Cómo se verán afectadas las otras prestaciones, como el reembolso del pago de la matrícula, los programas de ahorro y la distribución de utilidades?

Diseña tu propia jubilación progresiva

No en todos los empleos se puede hacer una jubilación progresiva. Si tu trabajo es lo suficientemente flexible como para que funcione, considérate un afortunado. Los que se jubilan de forma progresiva se siguen beneficiando con la interacción social, la actividad mental y la estructura del empleo, a la vez que crean nuevas rutinas fuera del lugar de trabajo.

A menudo, los trabajadores con más experiencia tienen conocimientos que benefician a los empleados. El período de transición es el mejor momento para capturar tus conocimientos acerca de la industria y de la compañía. Elabora una propuesta para tu jubilación progresiva que incluya todo lo que quieres transmitir a los demás, por ejemplo:

  • conocimiento (cosas que sabes del sector y de tu empresa)
  • la gestión operativa (lo que sabes sobre mantener tu lugar de trabajo en funcionamiento)
  • gestión de proveedores (las relaciones que has creado y mantenido)
  • destrezas (lo que otras personas en tu lugar de trabajo confían en que hagas tú)

Si has estado en la empresa durante un tiempo, es probable que conozcas los procedimientos de trabajo, las áreas problemáticas ocultas, que identifiques los talentos subutilizados y los puntos que se pueden mejorar. Piensa seriamente sobre lo que puedes ofrecer a tu empleador durante la jubilación progresiva. Y no temas pedir lo que realmente quieres.

Calcula la reducción de pagos y prestaciones

La reducción de horas significa, en la mayoría de los casos, una disminución del pago recibido. Si pasas de trabajar 40 horas a la semana a trabajar 20 horas a la semana, probablemente pierdas algunas prestaciones, como el seguro médico y las cuentas jubilatorias.

Si esperas hasta los 65 años, las prestaciones de atención médica estarán cubiertas por Medicare. Además, tal vez puedas negociar con tu empleador para seguir realizando aportes a tu cuenta jubilatoria y hacer aportes equivalentes. Sin embargo, si no pudieras hacerlo, una buena idea es continuar aumentando los ahorros y las inversiones en tu plan jubilatorio IRA o Roth IRA mientras trabajas.

Diseña un presupuesto con tu salario reducido. Incluye todos los gastos nuevos, como el seguro que tendrás que pagar, así como cualquier fuente nueva de ingresos, como las prestaciones de la Seguridad Social. ¿Estos ingresos te alcanzan para vivir?

Trabajar luego de comenzar a recibir las prestaciones de la Seguridad Social

Una vez que comiences a recibir el pago mensual de la Seguridad Social, no podrás cambiar de idea. Es una decisión irreversible. Por eso, si decides comenzar a recibir las prestaciones a los 62 años, estarás aceptando una reducción de hasta un 30 por ciento del pago que recibirías si esperaras hasta cumplir la edad para jubilarse.

Puedes continuar trabajando luego de comenzar a recibir las prestaciones de la Seguridad Social, pero si todavía no has alcanzado la edad para jubilarse, las prestaciones tendrán una reducción de $1 por cada $2 que ganes por encima del límite de las ganancias anuales ($17,040 para 2018).

Seguirás pagando a la Seguridad Social en tanto continúes trabajando, pero sería bueno considerar qué efectos tendrá eso en tu historia laboral. El monto que recibirás por la prestación de la Seguridad Social estará determinado por la cantidad de dinero que hayas ganado en los 35 años de tu vida laboral en los que recibiste un salario mayor.

Si todavía no completaste los 35 años de trabajo, sería conveniente que siguieras trabajando en horario completo hasta alcanzar los 35 años de trabajo en tu historia laboral. Crea una cuenta en www.SSA.gov para ver cuál es la prestación estimada actualmente.

Al igual que con cualquier otra decisión profesional, deberás evaluar los costos y los beneficios para tomar una buena decisión. En las circunstancias adecuadas, la jubilación progresiva puede ser la mejor manera de pasar a la etapa que sigue a la vida laboral. No te subestimes. Piensa en los aportes que haces a tu trabajo y presenta una propuesta a tu empleador. Podrías lograr un acuerdo que beneficie a todos.

[Cualquier referencia a una empresa, un producto comercial, un proceso o un servicio específicos no constituye ni implica un respaldo o una recomendación por parte de National Endowment for Financial Education.]

See this article in English: Should You Take a Phased Retirement?

Tags: